5 mejores tips que te ayudarán a dejar el consumo excesivo de café

 In Tu Salud

Si quieres abandonar el consumo excesivo de café, es importante que no lo sustituyas por otro vicio, sino que aprendas algunas técnicas para poder prescindir de él de forma sana.

Beber una taza de café cada mañana se ha convertido en un hábito para mucha gente. Se trata de una bebida que nos hace sentir relajados y despiertos por su contenido de cafeína que provoca hiperactividad.

Una o dos tazas al día está bien; sin embargo, el problema está cuando se tiene un consumo excesivo de café.

¿Quieres descubrir cómo puedes abandonar este hábito reemplazándolo por opciones más saludables?

El consumo excesivo de café

Café.

Todo con moderación se disfruta, pero cuando abusamos del consumo ya no podemos parar. Esto ocurre porque nuestro cuerpo termina tolerándolo. De esta manera, cada vez quiere más para que el café nos produzca el mismo efecto que la primera vez que lo tomamos.

El consumo excesivo de café aumenta la actividad del organismo, lo mismo que puede ocasionar leve alteración nerviosa, ansiedad y hasta taquicardias. Es decir, que puede llevarnos a tener problemas de salud.

Hay casos de personas cuyo sistema nervioso se altera. Puede afectar el sueño, el estado de ánimo y, en algunos casos, provocar el síndrome de piernas inquietas o enfermedad de Willis-Ekbom. Este síndrome es de origen neurológico y produce deseos incontrolables de mover las piernas a causa la sensación de hormigueo y ardor.

El café también contiene kahweol y cafestol, sustancias que elevan el llamado “colesterol malo” (LDL) en la sangre.

Dejar de tomarlo de un día para otro puede provocar algunos síntomas de abstinencia como dolor de cabeza, mal humor o fatiga. Por estas razones, te proponemos dejar el consumo excesivo de café de manera progresiva.

Cómo reducir el consumo de café

Prueba algunas de estas ideas para evitar beber café todo el día.

1. Disminuir la cantidad

Lo primero que se debe hacer ante esta decisión es disminuir la cantidad de tazas al día. Si tomabas cinco tazas a diario, baja a cuatro durante unos días, luego tres y así sucesivamente.

De esta manera no sentirás abstinencia o ansiedad. Tu cuerpo no necesita tantas tazas de café al día. Una o dos serán suficientes para darte energía o hacerte sentir satisfecho.

2. Combinarlo con leche

Es una manera de reducir el consumo de la sustancia tan pura o fuerte. Si lo sigues sirviendo en la misma taza y lo tomas combinado para que sea menos concentrado, estarás consumiendo menos cafeína.

Si no toleras la leche, entonces prepáralo con más agua. La ideas es que la ingesta de cafeína se reduzca, así que esta es una buena alternativa.

3. Beber descafeinado

Cambia tu café con cafeína por café descafeinado. Aunque este último contiene las mismas sustancias que aumentan el colesterol, estarías dejando de ingerir la cafeína que es la causante del efecto adictivo.

Una vez que apartes de tu vida el componente adictivo del café, será más fácil para ti dejarlo o disminuir la dosis. No te preocupes por el sabor de este tipo de café ya que no varía demasiado.

4. Cambiar el café

Mujer comiendo manzana

En los momentos de tiempo libre en tu trabajo, cambia la taza de café por una fruta, un zumo o cualquier otro bocadillo que sea más saludable.

Prueba con una manzana para que veas los resultados, pero indudablemente te sorprenderás cuando notes que el agua es el mejor sustituto.

Cuando sientas ganas de tomar café, inmediatamente consume una alternativa saludable. Esto lo debes hacer conscientemente y no sustituir el café por otro vicio.

Lee este artículo: 8 sustitutos del café que deberías probar

5. Tomar una siesta

Abandonar el consumo excesivo de café

Si la razón por la que tomas café es mantenerte despierto, mejor toma una siesta de entre 15 y 25 minutos para recuperarte. Los resultados serán más favorables porque el café te mantiene despierto, pero ni colabora con tu concentración ni te hace sentir que descansaste.

No le niegues a tu cuerpo el derecho de descansar como se lo merece. Recuerda que no dormir lo suficiente provocará la aparición de fatiga y otras enfermedades.

Es importante que durante el proceso de terminar con el consumo excesivo de café mantengas a la mano algún medicamento para el dolor de cabeza. Es muy común que se sufra de migrañas durante los primeros días.

Recomendaciones finales

El té no debe considerarse una alternativa para dejar el consumo de cafeína porque, aunque es más saludable, también es adictivo y contiene teína. Esta sustancia es tan fuerte como la cafeína.

Es recomendable dormir 7 u 8 horas por la noche para recuperar el cuerpo y cargarlo de energía y vitalidad. De esta manera, nos mantendremos activos durante la jornada del día sin depender de sustancias que nos mantengan despiertos y alerta.

Tener una dieta balanceada es fundamental para evitar en el consumo excesivo de café. Comer a nuestra hora y merendar a media mañana y a media tarde evitará el estrés y la ansiedad que muchas veces nos llevan a pensar en tomar una taza de café.

La hidratación es importante para mantener los órganos internos en buen funcionamiento. Dos litros de agua es, en promedio, la cantidad que debemos aportar a nuestro cuerpo diariamente.

Sin embargo, el médico es quien debe indicar cuánto necesita cada persona necesita, según su peso y condiciones orgánicas.

Por- Solimar Cedeño

https://mejorconsalud.com

Start typing and press Enter to search